Ocúpese de usted

Crítica de Un sol interior, de Claire Denis

 

Un Sol interior arranca con la indiferencia. Isabelle, una artista parisina interpretada por Juliette Binoche, está teniendo sexo con Vincent, uno de sus amantes. En realidad, su cabeza está lejos de conectar con su pareja, y se enfrenta con desdén a sus embestidas, sin alcanzar el orgasmo, probablemente preguntándose por qué está compartiendo su cama.

En España, habíamos visto solamente dos trabajos de la cineasta francesa antes de su último estreno con Juliette Binoche, White material (2009) con Isabelle Huppert y Los bastardos (2014), protagonizada por Vincent Lindon.

En este caso, Claire Denis utiliza el texto Fragmentos de un discurso amoroso de Roland Barthes como inspiración para rodar el film. Se trata de un libro conceptual, por lo tanto resulta bastante complicado adaptar el ensayo del pensador francés a la gran pantalla. Denis se sirve de esos conceptos y los traslada a situaciones de la vida de la protagonista, que circula entre relaciones más o menos esporádicas, recorriendo muchos de los estados que Barthes describe en su libro.

En el preámbulo de Fragmentos de un discurso amoroso, Roland Barthes dice que “el discurso amoroso es hoy de una extrema soledad. Es un discurso tal vez hablado por miles de personas (¿Quién lo sabe?), pero al que nadie sostiene; está completamente abandonado por los lenguajes circundantes: o ignorado, o despreciado, o escarnecido por ellos”. Estas son las razones que llevaron al pensador a escribir un ensayo sobre el amor.

Denis se estrena en el género de la comedia y se suma a los cineastas que se atreven a cuestionar cómo pensamos el amor, cada vez más contaminado, más edulcorado, o más banalizado, convertido en producto, más que en una experiencia humana.

Precisamente la protagonista cree firmemente en esa idea del amor romántico, que no encuentra espacio en su vida. Isabelle está profundamente enamorada del amor y navega dando tumbos en busca del compañero perfecto, incapaz de mantener un vínculo a largo plazo, la artista no termina por comprometerse ni permanecer con nadie. Un sol interior revela algunas de las formas en que se pueden construir (o destruir) las relaciones afectivas en etapas más maduras, cómo se vive el deseo,  el sexo y el amor después de los cuarenta.

UN BEAU SOLEIL INTERIEUR

Otro aspecto que Denis se encarga de destacar constantemente es la soledad a la que se enfrenta Isabelle, sin juzgarla ni victimizarla, presentándola tan humana como lo hace Agnès Godard, que ha trabajado en muchos de los proyectos de la cineasta como directora de fotografía. En este caso, hace un magnífico trabajo retratando mejor que nunca la belleza y la sensualidad de la dama francesa, Juliette Binoche.

Vivimos en un mundo en que casi todas los conceptos e ideales tradicionales se derrumban en favor del cambio constante. Cambiamos de piso, de trabajo, de ciudad y de país, cambiamos nuestro armario cada estación porque las modas son cada vez más pasajeras. Incluso cambiamos nuestras relaciones, más efímeras, más esporádicas. No resulta sorprendente que los vínculos sean más frágiles y sea complicado consolidar nuestras relaciones. Las bodas de hoy serán los divorcios de mañana, piensan los abogados matrimonialistas. Sin embargo, parece que también estamos presionados a permanecer con alguien, a tener pareja, y así lo siente Isabelle, que tiene que lidiar con los mundos afianzados de su círculo social.

Así consigue transmitirnos Juliette Binoche las fragilidades y las fortalezas de Isabelle, entregada a su personaje, probablemente sea una de sus mejores interpretaciones.

Tratando de no revelar nada, el final de esta película de autor puede resultar entre desconcertante y brillante. Depardieu aparecerá en los últimos quince minutos del metraje como una suerte de adivino que va a tratar de arrojar luz sobre las dudas de Isabelle. Denis configura una escena final con cierto humor (sin jactarse de los personajes), en contraposición con el dolor que la protagonista traslada al espectador durante toda la película.

Ocúpese de usted” es quizá lo más inteligente que Depardieu le aconseja a la protagonista, pues en realidad, durante toda la película busca incansable la compañía de un hombre, sabiendo que lo que desea perseguir es ser feliz consigo misma.

 

Ariana Buenafuente Vaquero

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Ocúpese de usted

  1. Ariana, me ha encantado tu texto, que es el segundo empujón escrito que me dan para ver esta película. En cuanto la vea comentamos, aquí o en clase. Abzos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s